amplíe su mundo
Los  estereotipos


1unohm.blogspot.com

Hablando de los estereotipos existe una tentación enorme de presentar este fenómeno como algo totalmente negativo.

Es curioso pero resulta que percibir los estereotipos solo de esta manera es un estereotipo también.

Dentro de las numerosas causas que facilitan la creación de las imágenes estereotipadas cabe mencionar las causas biológicas…

El ambiente que nos rodea ataca nuestras mentes con una información masiva y de forma constante.

El proceso de la formación de estereotipos en este caso, desde el punto de vista biológico, no es más que una reacción protectora de nuestra psique.

En este caso es como si pusiéramos límites a la cantidad inmensa de las señales que registramos y con esta meta unificamos las cosas, ideas,  igualando las diferencias que existen por muy significantes que sean.

Hablando en términos prácticos, tendríamos que conocer personalmente a todos, por ejemplo, los ucranianos para analizar, valorar y luego presentar una opinión completa de cómo es el ucraniano medio.

Pero nuestra mente se niega rotundamente a realizar un trabajo tan cósmico y acude a las estrategias mucho más fáciles pero que permiten conseguir lo principal: la orientación en este mundo (la opinión de un conocido, un artículo de prensa, la única propia experiencia de este tipo, etc.)

Describiendo este proceso me viene a la mente también un tema culinario: en lugar de cocinar algo exquisito durante toda la tarde una persona cansada se limita a comprar algo preparado por otros en un bufet de la esquina.

Desgraciadamente, los estereotipos son inevitables.

Sí, es verdad que ellos no permiten ver las cosas de forma nítida, empobrecen nuestras vidas y, de hecho, sirven a menudo para manipular…

Estamos sumergidos en un torbellino de información que ofrece nuestra vida actual y creo que uno de los retos más difíciles que existen es conseguir un equilibrio entre las imágenes propias, creadas a base de las investigaciones realizadas por nosotros mismos y las imágenes que nos ofrece tal o cual sociedad o franja del tiempo en que vivimos.

Una de las estrategias existentes para no ser llevados inmediatamente por una imagen u opinión ajena es parar un segundo y hacernos unas preguntas como: ¿Por qué tengo que pensar así?  ¿A quién le conviene que piense de esta forma? O ¿Tal vez exista algo que no sé todavía respecto a tal o cual tema?

Siempre y cuando no conozcamos las cosas más o menos profundamente se ve bastante razonable, desde mi punto de vista, no acudir a las afirmaciones categóricas…
Copyright © 2016 Practique Su Ruso. Все права защищены.