amplíe su mundo
El elefante como una perfecta, lógicamente argumentada irrealidad


1unohm.blogspot.com

С Л О Н как совершенная, логически обоснованная нереальность


Me gustaría presentarles mi interpretación de una vieja parábola sobre un grupo de sabios ciegos y el elefante.

Los sabios (su cantidad varía según la versión) procuran comprender qué es un elefante: el primero está palpando la cabeza, el segundo la trompa y el tercero la pata del animal.

Las conclusiones que sacan son lógicamente perfectas e impecablemente argumentadas y, sin embargo, provocan nuestra despectiva sonrisa.

¡Somos nosotros los que sabemos con exactitud qué es un elefante!  

Y al mismo tiempo… 

Cada uno de nosotros, al despertar por la mañana, crea su propio elefante de todo lo que le rodea en este mundo.

Y de una manera conmovedoramente ingenua cree que su elefante es un elefante de verdad y los demás no son más que un juego absurdo de una imaginación inflamada de sus creadores.

Sí, a veces nosotros admitimos la existencia de un elefante ajeno, tal vez, un elefante de color violeta en dibujos verdes, pero lo hacemos con un desdén indulgente y humillante a la vez, es decir, vaya con Dios, amigo… 

La cantidad de elefantes creados por la gente es inmensa…

Los elefantes son diabólicamente variados… 

Los elefantes nos rodean por todas partes… 

Por qué no coleccionarlos,  al fin y al cabo, pensé una vez…

Es fácil decirlo pero difícil realizarlo. 

Para describir algunos a veces me hace falta destreza y, para qué ocultarlo, paciencia también. 

En este sentido un elefante que trompetea y corre a red barredera es igual de incómodo de observar que un ejemplar domesticado que se cuela sin ruido, pero que de todas formas procura salpicarte de algo desagradable.

Sin embargo, el hecho de coleccionar es algo apasionante y mi caso no es una excepción.

Apenas recupero el ánimo tras hacer el esbozo del paquidermo de turno, que se divisa en el horizonte o aparece en la cercanía inmediata un ejemplar aún más

llamativo que éste, por ejemplo, que empeña en hacerse pasar por uno de tres pies al atar su extremidad trasera a la cola.

En la colección están presentes también los elefantes creados por mí.

En estos casos llevo cierta ventaja porque dispongo del tiempo necesario para observarlos más detenidamente.

Normalmente me satisfago con la descripción de los elefantes que comparten conmigo este segmento temporal pero a veces me dirijo hacia los lugares donde habitaban antes.

Y si hay algo común para toda esta multitud de elefantes vivos o que vivían antes es que a pesar de toda su indiferencia aparente desean ser notados por los demás. 

Yo no pretendo de ningún modo vestir con palabras todos, hasta ahora desnudos, elefantes y cobrar fama del Creador de un Catálogo de Elefantes de todas especies y tiempos… 

En parte porque existen muchas personas que se dedican a este oficio, en parte porque cualquier planteamiento de un formato tan cósmico está capaz de destruir lo que en el Mundo de Mi Elefante se percibe como placer.

Si en algún momento dado comprendo que el coleccionar ya no genera más las sensaciones esperadas, pues, con pena o sin ella lo dejo y busco otras dedicaciones.
Copyright © 2016 Practique Su Ruso. Все права защищены.